Disfrutacriando: nuestra historia

IMG_0334

Siempre con la Pao conversábamos de hacer “algo juntas” coincidíamos en nuestros deseos de crear un algo que nos permitiera entregar un servicio a nuestros iguales: entregar experiencia, conocimientos, espacios, empatizar con los nuestros.

Por mi historia de vida, me vi en la necesidad de dejar de trabajar en  mi profesión y de dedicarme a las labores del hogar. Con las de mamá seguía, mas intensa sí. No deje de pensar en inventar ideas de como podía entregar algo de mi, en beneficio de mis iguales.

En este contexto y, además con la formación de su padre; en la Pao, al igual en que nuestros otros tres hijos, fue creciendo y naciendo este espíritu de servicio y entrega, y desde luego el tema paso a ser nuestro tema.

Nuestra Experiencia es nuestra historia

Por mi parte tuve la posibilidad de crear  talleres para dueñas de casa, trabajo que fue bellísisimo, -de dulce y de agraz – pero buenísima experiencia. Enseñamos a las mujeres a darse un espacio dentro de las agotadoras tareas del hogar, aprender manualidades, a organizarse y vender, a elegir lo que les gusta y jugárselas por ello.

También tuve la oportunidad de trabajar con un Club de Ancianos, un verdadero regalo fue para nosotras ver cómo coexisten la sabiduría con la simpleza, con la calma, la mirada de orgullo ,de complacencia y el de disfrutar lo simple.

Hace unos meses creamos con Paola, un taller para la mujer cercana a los 50 años, aquella que está en etapas finales de crianza, que comienza a darse cuenta que quiere redireccionar su vida. Muy, pero muy bueno.

En éste participé como alumna y créanme que fue muy bueno hablar de nuestros intereses y preocupaciones, de aprender a escuchar y hablar, de aprender a buscar qué me gusta, a disfrazarnos, ponernos en el lugar de los otros, en fin..

Nuestros Comienzos

Desde siempre a la Paola le ha gustado el tema de los niños y el tema comenzó a inspirarla con la idea de trabajar con bebés. Viajó a Buenos Aires a especializarse como instructora de masaje infantil y volvió  tremendamente comprometida, buscando en cómo podíamos involucrarnos en el tema de la crianza.

Así  comenzó nuestro proyecto, sin darnos cuenta habíamos ya dado grandes pasos. Cristian, segundo hijo, nos ha apoyado mucho en el tema tecnológico, de ventas, de marketing, de mercado, de registros, etc. Nosotras “pura intuición”.

¿Qué nos movió?

El tema de empatizar con nuestras iguales, de ayudar a que esta bella etapa de la crianza sea de compartirla con ustedes, con todo, como ya antes decía, con lo de dulce y de agraz.

Nuestro proyecto parte de esa premisa, las invitamos a crear una instancia de apoyo como madres, como mujeres, como nueras, como abuelas, como hijas. Compartamos, opinemos, chochemos, desahoguémonos, démonos buenos consejos, démonos tiempo.

Algunas veces nos sentimos solas en la crianza, tremenda responsabilidad, al menos eso sentí yo en las primeras horas en que tenia a la Pao en mis brazos – mi primera guagua-, ¡como podía yo sacar a esta cosita adelante? ¿Seré capaz? Era tan grande esa sensación, casi de angustia, que ni siquiera me atrevía a  contárselo a alguien. Tuve miedos, sentí que la responsabilidad era tremenda, me angustiaba. Eso obviamente, tienen que ver con mi carácter, autoexigencia, inseguridades.

Seguro hay otras formas de haber sentido esta linda experiencia y que podamos compartir.

En cambio cuando fui abuela, lo disfrute mucho, sabía que le ayudaría a mi hija en todo lo que ella me permitiera y no tenía duda alguna en que ella lo haría, mejor que yo.

Nuestro Objetivo

Queremos con la Pao compartir con ustedes, que nos ayudemos, nos apoyemos, nos enseñemos, desde nuestro propio carácter, desde nuestra propia historia.

Cada una de nosotras tiene ideas, proyectos con los hijos, ilusiones, sueños, los exigimos, cuando ya han crecido nos cuesta darnos cuenta que hacen sus propias vidas y que nuestro deber es respetárselas.

Tenemos también“ la intromisión” de la madre, el consejo de la tía, la abuela, la amiga, la vecina, la colega, la compañera, la o el pediatra.

Por otra parte, todas- casi todas- tenemos la  “participación de los suegros”, (por no nombrar solo a “ella”,) finalmente algunas somos y otras lo serán.

Finalmente, a veces la tímida opinión o exquisita “omisión” del padre de la “creatura”. En fin ¡¡¡¡¡¡¡¡Que hagoooooo!!!!!, a quien le hago caso!!!!! A quien escuchoooo!!!

Como ven,  tenemos temas en común.

¡¡¡¡VAMOS, ANIMATE!!!!!!

COMPARTE CON NOSOTRAS ESTE  PROYECTO, QUE ES PARA TODAS.

APOYEMONOS,

PARTICIPA,

Crezcamos juntas, tengamos nuestra propia página chilena, con nuestras propias costumbres y tradiciones, (bueno, tal vez podamos copiar algo de lo bueno por ahí, tampoco es tan malo).

¡¡NOS VEMOS!!

GRACIELA

Cuentanos tu experiencia